jueves, 22 de marzo de 2012

HOY NECESITO ABRIR UNA PUERTA A LA ESPERANZA

Hoy necesito paz, tranquilidad, sosiego. Hoy necesito hablar de ideales, de sentimientos, de cosas positivas. Hoy necesito transmitir solidaridad.
Hace poco tiempo que navego por la red con una motivación: la justicia. Debe ser porque estudio derecho, porque intento entender el concepto, porque intento interiorizarlo, porque me gustaría que sirviese para algo.
Leo muchas cosas. Le veo sentido. Se supone que es una forma de regular las relaciones sociales y en la práctica, lo es, pero me deja vacía, incompleta, decepcionada y sí, por qué no decirlo, triste.
Por eso hoy quiero hablar de otras cosas que el derecho no puede comprender.
El derecho no entiende de sentimientos, no entiende a las personas individualmente. El derecho sólo es derecho: ¿una ciencia? ¿una disciplina?; leyes, normas, instrucciones...., reglas por doquier pero el derecho no es humano. Es una creación que el hombre pone a su servicio pero no es realmente humano.
Los sentimientos sí son humanos. Los buenos y malos sentimientos son humanos. Pero los sentimientos están dentro de las personas y el derecho está fuera.
Por eso hoy tengo ganas de hablar de solidaridad, de respeto, de amor, de ayuda, de tolerancia, de responsabilidad, de humildad, de amor propio y de amor a los demás, de dignidad, de ayuda, de empatía; sí, por qué no, de empatía, de ponerse en el lugar del otro, de intentar entenderle, de intentar ser feliz viendo su felicidad y no queriendo ser más o mejor que nadie.
Por eso hoy tengo ganas de sentirme humana, de ayudar a los demás sin esperar nada a cambio, sólo por la satisfacción personal de hacer el bien a pesar de los pesares, porque intentar hacer el bien es bueno.
En pocos días he oído opiniones, hechos, diferentes versiones de la misma realidad, de una dura realidad. He oído hablar a católicos, ateos, pacifistas, violentos, fanáticos, ilusos o utópicos, personas normales, como tu y como yo. He oído tanto que me ha hecho reflexionar y que me ha hecho sentirme obligada a posicionarme. Y lo estoy.
Me ha ayudado a tener una visión de las cosas más acorde con mi propia personalidad, con mi propia vida, con mis propios sentimientos y con mis propios ideales pero también me ha ayudado a darme cuenta de cuan variado es el género humano y cuán fácil es engañar, manipular y sentirse engañado y manipulado.
Por eso hoy sólo quiero apelar a los sentimientos que todos llevamos dentro y abrir una puerta a la esperanza.
Los seres humanos, por encima de lo externo que nos oprime o nos beneficia, nos condiciona o nos estimula, sabemos valorar lo bueno que tienen los demás y lo bueno que hay dentro de nosotros mismos, aunque lo escondamos porque en este mundo, desgraciadamente, parece que ser buena gente nos hace débiles sin darnos cuenta de que es la mayor fuerza que llevamos dentro y la que más nos une.
Cada uno apele al buen sentimiento que tenga o que quiera. Yo sólo quiero un mundo mejor y mejor no es más.

3 comentarios:

  1. Con lecturas así dan mas ganas y fuerzas para enfrentarse para afrontar el nuevo día.

    ResponderEliminar
  2. El hecho que personas como tu esten en el mundo, ya lo hace mejor. Hermoso principio de semana estoy teniendo, esperanza, constancia, paciencia, pero sobre todo.... AMOR al ser HUMANO. TQ

    ResponderEliminar